dimarts, de novembre 15, 2011

Esperanza en tiempos de guerra


Siempre me han gustado las películas que hablan de los prolegómenos de conflictos bélico. Es el caso de Cirkus Columbia, de Danis Tanovic. El director bosnio nos cuenta cómo todo cambia sin darnos cuenta. Un padre y un hijo, o dos amigos, pueden encontrarse en bandos opuestos en menos de lo que canta un gallo. A veces, elegir se convierte en una obligación.

‘Cirkus Columbia’ se enmarca en Bosnia-Herzegovina, en el año 1991, después que los comunistas perdieran el poder. La película empieza con la vuelta de Divko Buntic a su pueblo, después de veinte años exiliado en Alemania. El mismo día de su llegada, el alcalde, con el que está compinchado, le devuelve la casa en la que nació, creció y vivió. Con él en la puerta, la policía deshaucia a la mujer y el chico que vivían en ella... ¡No le importa que sean su esposa y su hijo (el bosnio Boris Ler), que ya tiene veinte años!

A Divko, que hace una gran interpretación, le da vida el serbio Miki Manoljovic, al que recordaba de 'Irina Palm' (2007). El hombre llega a su pueblo natal en un Mercedes, con muchos marcos alemanes en el bolsillo, y acompañado de Bonny (su gata de la suerte) y su joven y guapa novia, a la que no le hace ni caso. Para él, la gata es más importante que Azra, con quien quizás se casará cuando se divorcie de Lucija. Tanto Azra (la serbia Jelena Stupljanin) como Lucija (la croata Mira Furlan, conocida por sus apariciones en ‘Lost’) también trabajan a un gran nivel.

Podríamos definir la película como una gran tragicomedia, como un canto a la esperanza. El tema es triste, lógicamente, pero Tanovic nos muestra la acción con un gran sentido del humor. Es la ironía lo que hace que ‘Cirkus Columbia’, que dura casi dos horas, pase francamente bien. Ya dicen que cada familia es un mundo. ¡Y que levante la mano la que algún día no se haya visto cerca del infierno! La de Divko nunca habría imaginado que disturbios de carácter secesionista podían partir Bosnia-Herzegovina en dos. ¿Hay tiempo para dar marcha atrás? Muy recomendable.

'MARGIN CALL'

Esta semana también he visto ‘Margin call’, de J.C. Chandor. He leído muy buenas críticas, pero a mí se me hizo un poco pesada. Es verdad que cuenta con actores de primera fila, como Jeremy Irons, Kevin Spacey (que me encanta), Stanley Tucci o la mismísima Demi Moore, que parece dispuesta a hacer lo que sea para que no la veamos envejecer...

Chandor nos explica lo mismo que ya nos contó Charles Ferguson en 'Inside job' (2010). Podríamos decir que ‘Margin call’ es la versión 'cinematográfica' del citado documental. ¿El argumento? Es la crónica de la vida de ocho trabajadores de un poderoso banco de inversión durante las 24 horas previas al inicio de la crisis financiera del 2008.

La acción empieza cuando un joven analista se da cuenta de que la empresa para la que trabaja está cerca de la ruina. Después de una reunión de urgencia, su jefe decide venderlo todo. Sabe que lo que ofrecerá al público no tiene ningún valor, pero le da igual. También sabe que sus empleados perderán la poca credibilidad que les queda y que, posiblemente, nunca más podrán volver a hacer de brookers. Están a punto de ganar mucho dinero, pero será a costa de hundir a muchas personas inocentes. ¿Hay alguna alternativa más moral?

'LA ESPOSA DEL TIGRE' (TÉA OBREHT)

'La esposa del tigre', escrita por Téa Obreht, que nació en la antigua Yugoslavia hace sólo 26 años, va de más a menos. Me atrapó en el primer momento, pero creo que en la parte final pierde un poco de fuelle. Está publicado por Literatura Mondadori y tiene 326 páginas. Con este libro, Obreht ganó el Premio Orange 2011 y fue seleccionada por The New York Times como uno de los veinte mejores autores de menos de cuarenta años. Ya es un bestseller en Inglaterra, EEUU y Francia.

Todo pasa en un pequeño pueblo costero de los Balcanes, al que dos jóvenes doctoras, Natalia y Zora, se desplazan para vacunar a los niños de un orfanato. Es un pueblo que cree en leyendas y supersticiones. El viaje coincide con la muerte del abuelo de Natalia, que también era médico. Lo mejor del libro es cómo la chica explica los dos misterios que rodearon la vida de su abuelo, que siempre llevaba encima 'El libro de la selva'. Me refiero a sus encuentros con un hombre inmortal, que asegura ser el sobrino de la muerte, y la relación con un tigre que llegó a su pueblo, procedente de un circo, y que atemorizó a todos sus habitantes.

"Cuando los hombres mueren, mueren con miedo -dijo-. Toman todo lo que necesitan de tí, y como médico tu trabajo consiste en ofrecérselo, en consolarlos, en cogerles la mano. Pero los niños mueren como han vivido: con esperanza. No saben lo que pasa, así que no esperan nada, no te piden que les cojas la mano... pero tu acabas necesitando que ellos cojan la tuya. Con los niños estás solo. ¿Lo entiendes?"

Buena semana a todas y a todos.

19 comentaris:

Joana ha dit...

Cirkus Columbia em va agradar molt.La vaig veure en VO.Tan humana que ens hi podríem trobar en qualsevol moment...com està el panorama europeu...
Bona tarda Jordi

BEATRIZ ha dit...

Muy buenas recomendaciones Jordi, ya necesito ver cine europeo. También me gusta Kevin Spencey, lo más probable es que la vea.

El libro simplemente suena tentador.

Saludos.

montse ha dit...

Gràcies, en prenc nota.

Belén ha dit...

Tenemos algo en común... Spacey es fantástico...

Besicos

tetealca ha dit...

A mi me gusta mucho también Kevin Spacey.
Yo cuando llega el momento de que pierdo el interes por lo que leo, no puedo seguir con ese libro. Antes no me sucedia.
Un abrazo Jordi

BLN ha dit...

Cuando los hombres mueren, mueren con miedo, cuando mueren los niños, mueren con esperanza" Quina frase més profunda, reflexionaré sobre ella durant el dia.

Marcos ha dit...

Me han dado ganas de ver columbia cirkus. Ya está apuntada.

Elfreelang ha dit...

Darrerament no tinc ni temps per a llegir...sort que almenys m'assabento de les novetats cinematogràfiques gràcies a tu!

jordicine ha dit...

I tant, JOANA. Estem fatal! Jo també la vaig veure en V.O. Un petó.

El cine europeo me encanta, BEATRIZ. Tanto la película como el libro valen la pena. Saludos.

Gràcies a tu, MONTSE.

Sólo esto? Jajaja. Besicos, BELÉN.

Yo acabo todo lo que empiezo, TETEALCA. No sé si hago bien, pero termino todos los libros. Un abrazo.

És una gran frase, BLN. Mentre llegia vaig marcar-la i no l'he oblidada. Un petó.

Me alegro, MARCOS.

Perfecte, ELFREELANG. Una abraçada i fins aviat.

Bombero ha dit...

¿Por qué la peli se llama Cirkus Columbia Jordicine? Gracias.

Mario ha dit...

Danis Tanovic me produce curiosidad por el Oscar que ganó y con ésta última película también a raíz de éste gran logro, que retrate el conflicto de su país me parece atrayente. Son buenos motivos para verla, agregando tu buena crítica. Y tengo Margin call y espero verla ya que el tema es muy actual y ayuda a comprenderlo según me parece. El libro luce muy bueno, no conocía a la autora pero agrega mucho que siendo tan joven ya esté bien considerada. Un abrazo.

Mario.

DANI ha dit...

Que guay "La esposa del tigre" te molt bona pinta Jordi, me l'apunto.

Una abraçada enorme

jordicine ha dit...

'Cirkus Columbia' está francamente bien, MARIO. Es una de las grandes sorpresas de la temporada. Para los amantes de la economía, 'Margin call' es la película. El otro día me hablo muy bien de ella Niño Becerra. El libro es entretenido. Un saludo.

Una altre abraçada per a tu, DANI. Fins aviat.

Gerardo Taker ha dit...

La de MArgin Call se me antoja más por el reparto que por otra cosa, igual que ati Kevin Spacey me agrada bastante y ni que decir de Demi Moore.

Saludos!

jordicine ha dit...

Saludos, GERARDO TAKER!

miquel zueras ha dit...

M´interessa aquesta de "Cirkus Columbia", he vist ja algunes pel.licules sobre la guerra als Balcans com "El cuidador del zoo" amb Sam Neill. Salutacions. Borgo.

jordicine ha dit...

Està molt bé, BORGO. 'El cuidador del zoo' també em va agradar. Una abraçada.

Laura Uve ha dit...

Anoto todo, la segunda película la veré seguro. La novela me atrae y no sabía nada de ella.

Un abrazo!!

jordicine ha dit...

Un abrazo, LAURA UVE. Y hasta pronto!