dimarts, de novembre 13, 2007

Comentario: 'Dolls' (****)


La obra maestra de Kitano

2002 / Japón / 113 minutos / Drama romántico / Director: Takeshi Kitano / Intérpretres: Miko Kanno, Hidetoshi Nishijima, Tatsuya Mihashi, Chieko Matsubara, Kyoko Fukada, Tsutomu Tageshige / Sawako y Matsumoto eran una pareja feliz hasta que él, presionado por sus padres, decide romper la relación y casarse con otra. Hiro es un anciano jefe yakuza. Treinta años atrás dejó el trabajo y a su novia con el sueño de prosperar. Ahora vuelve al parque donde se encontraba con ella. Haruna es una cantante de éxito hasta que día pierde un ojo en un accidente de coche. Entonces decide dejarlo todo. Nukui, su fan número uno, es capaz de hacer cualquier cosa para demostrar que sigue a su lado.


‘Dolls’ es una película para personas ‘iniciadas’ en el cine oriental, sin ningún vínculo de unión con las multimillonarias superproducciones de Hollywood. Para mí es la obra maestra del japonés Takeshi Kitano. No tiene nada que ver con el resto de sus películas. Es poesía pura, con una fotografía asombrosa y una música que, como siempre, llega al corazón. Esta vez, Kitano prefiere quedarse detrás de las cámaras y, entre otras muchas cosas, regalarnos una iluminación íntima e irrepetible.

Iluminación íntima y silencio tras silencio, pero todos con sentido, porque, si sabemos escuchar, el silencio también puede decirnos muchas cosas. Visualmente, ‘Dolls’ es una película muy bella, llena de flores de colores vivos y de paisajes de ensueño. Casi es un cuadro en movimiento. Kitano nos habla de amores perdidos y reencontrados. Lo hace con trazos minimalistas, sin violencia, sin humor. El amor y la tristeza lo impregnan todo, del primer al último personaje, de la primera a la última muñeca del teatro ‘Bunraku’, que son ‘réplicas’ de los principales protagonistas de esta profunda historia de sentimientos extremos.

(El resto del comentario explica partes de la película)

Sawako y Matsumoto son los ‘novios mendigos’. Van atados con una cuerda para no perderse. Él la abandona sin motivos para casarse con la hija de su jefe. Justo antes de subir al altar se entera de que ha intentado suicidarse. Lo deja todo, porque sigue amándola como el primer día, y se la lleva del hospital psiquiátrico en el que está ingresada. Ni siquiera se acuerda de él, pero ya nunca más la dejará. Se siente culpable... de amor.

Hiro deja a su novia y tarda 30 años en volverla a ver. Ella sigue esperándolo, como cada sábado, en el banco donde solían comer juntos. El día que vuelve no se sa a conocer y ella tampoco le reconoce. De todas maneras, la felicidad de ambos dura poco porque, aprovechando una de sus visitas al parque, a Hiro le asesinan. Un jefe Yakuza menos.

Nukui es la reina del pop. Cada día un singular grupo de fans le esperan a las puertas de los recintos donde toca. Cuando pierde su belleza, decide retirarse del espectáculo y del mundo entero. No deja que nadie le vea, hasta que un día llega un visitante ciego. Su intimidad seguirá protegida. Nukui se ha sacado los dos ojos por amor. Era la única manera que tenía para acercarse a ella. ¿Amor o locura? Quien sabe.

1 comentari:

jordicine ha dit...

Sólo la he visto yo???