dijous, de gener 31, 2008

Paranoia 68: Como el Ave Fénix


Yo me caigo

Tú te caes

Él se cae

Nosotros nos caemos

Vosotros os caeis

Ellos se caen

Si todos NOS CAEMOS…

¿Por qué a veces es tan difícil creer que nos podemos volver a LEVANTAR?

En la VIDA todo es reversible… menos la MUERTE

La MUERTE… no es VIDA, pero forma parte de ella

Hay que recuperar FUERZAS y resurgir de las cenizas…

¡SIEMPRE!


Como el AVE FÉNIX

¿Hay otra SALIDA?

30 comentaris:

mas de mi que de... lirio ha dit...

Pienso en lo que dices, pienso en las caídas…
La que teme es la razón, eso es evidente pues no hay mas que ver a los niños… no desisten y en su aprender tras cada paso una caída hasta que un buen día te sorprendes…
Ya no gatean jejejej
Besos desde mi alma.

jordicine ha dit...

Gran ejemplo, Lirio; y muy visual. Un beso.

Castigadora ha dit...

Alguien dijo una vez (no recuerdo bien quien pero lo buscaré en mi colección de pequeñas sentencias)
SI TE CAES SIETE VECES LEVANTATE OCHO! simplemente, hay que levantarse y afrontar lo que venga.

Un post muy bueno

Besos

jordicine ha dit...

Gracias, Castigadora. Como sabes, siempre intento escribir en positivo. Es el espíritu del blog. Lo que desanima que lo quedo para mí. Ja ja ja. Un beso.

Belén ha dit...

Bueno, hay de todo, hay veces que las caídas son tan fuertes, que cuesta remontar...

Pero si lo deseas, lo logras, vamos si lo logras :)

Besos

jordicine ha dit...

Cuesta, Belén, cuesta, pero si no se intenta no se logra. Un beso. Gracias por pasarte por aquí.

Princess Valium ha dit...

Si que em valen les 4 paraules, em valen perquè em fan veure que, tot i no conèixe'ns personalment, compartim espai, lletres i sentiments a distància.
Gràcies guapo.
Petons

jordicine ha dit...

Doncs ja està, Princess. Si t'han servit, aquest post ja ha tingut sentit. Un petó.

El Tabernero ha dit...

ha gustado(y mucho).
Son grandes verdades las que describes.

callesdepapel ha dit...

Ay! jordi, que post tan post... me viene que ni al pelo (aunque ahora ande con carencia de el), estoy como lo que acabas de escribir, aunque no se si el ave fenix surgira ...

callesdepapel ha dit...

nada bien macho, mis padres discutiendo, por que mi madre y mi abuela se odian a matar y ahora que esta mi abuelo malo no son protas y esta mi padre que le va a explotar la cabeza, bronca diaria en casa porque mi madre quiere pasar mas tiempo con mi padre y bronca en la resi porque mi abuela quiere estar mas tiempo con el, y mi abuelo el pobre que lleva desde ayer en la UCI y esta tarde le suben a planta, que se pasara ahora dos semanas, por no se que historias de la vesicula biliar... asique, ¡Fiesta!

Jiramonocangufante ha dit...

Interesante. Es verdad,nos caemos. Pero nuestro deber es...luego de caer la primera vez...y luego de vivir todo lo que una caída conlleva...digo, llorar o quejarse, o lamentarlo, o arrepentirse de haber hecho algún "movimiento" que propiciara tal caída....el deber siguiente es analizar...porqué me caí?..en qué confié?...en quién confié?...porqué me pasó?...cuando di el mal paso que me estrelló contra la realidad?...no me puede volver a pasar!!, al menos no tropezar con la misma piedra...me levanto,claro...o me levantan..si el dolor es agudo y visiblemente insufrible siempre hay una mano amiga que se extiende hasta la mía y me alza. Pero, mi deber conmigo...mi amor por mi...me tiene que aconsejar. Me tengo que escuchar. Nosotros sabemos siempre cuando vamos a caer...la mayoría de las veces, al menos....y lo dejamos que pase, porqué?,no lo sé. A veces porque la caída está relacionada con alguien a quien preferimos perder con dolor que perder razonando. Elegimos sufrir la más de las veces. Es nuestra voluntad y nuestra toma de decisión la que nos hace trampas. Nosotros también caemos en ella.
Pero, yo procuro,tú procura, él procure, nosotros procuremos, ellos procuren...tener un amigo...que en su inmenso cariño recoja nuestro cuerpo y nuestra alma desde el suelo esparcido y nos arme nuevamente como a un rompecabezas.
Por eso, para las caídas...el mejor remedio es un amigo...ese que nos habla, pero que por sobre todo nos escucha.

Sureña ha dit...

La pregunta es ¿hay una salida mejor? porque salidas, ya ves... quedarse en el suelo toda la vida...pero nooorr!!! :))

Besos de ave!!!

núria ha dit...

Haberla, hayla, tot i que no li recomano.

marta ha dit...

"Nada muere, todo se transforma"
Aun la muerte, es vida manifestándose de otro modo.
No me parece que Dios o el Universo sea tan mezquino como para reducir una vida a nada.
Aunque cueste aceptar la partida de los que queremos cerca... tangibles...
Caemos, si. Y volvemos a levantarnos, aun con esfuerzo, precisamente porque la Vida, Dios o el Universo nos invita SIEMPRE con una nueva oportunidad.
No es puro optimismo.
Tengo las rodillas "peladas" como todos, de tantas caídas. Algunas más dolorosas que otras.
Pero mas tarde, o mas temprano, incluso apoyándose en una mano amiga, uno se levanta.
Respira hondo y sigue....
No con resignación, sino por aceptación. Por aprendizaje. Con la certeza de que por alguna rendija, el alma oscurecida, volverá a encontrar Luz

Evinchi ha dit...

Porque mal de muchos consuelo de tontos. Uno siempre ve levantarse a los demás, pero no cree en sus posibilidades.

Es cuestión de fé, y yo conmigo misma soy de un ateo que da asco. ;))))

Muas.

Un buen descubrimiento su blog.

Carmen (LaCondiciónHumana) ha dit...

Es cierto que todos caemos... y que todos resguardamos nuestros puntos vitales para tratar de alejar la muerte... pero también es cierto que esa sensación de caída puede provenir de una simple astilla clavada en el dedo corazón, y nuestra caída se alarga por no atrevernos de una puñetera vez a darle un tironcillo a la cabrona... :)

P.D. Lo de "simple astilla" se puede cambiar por "enorme puñal"... lo que cuenta es lo del tironcillo...

jordicine ha dit...

Gracias, TABERNERO. Me animas para seguir hacia adelante.

Resurgirá seguro, PIÑA, seguro. Con tranquilidad todo se afronta mejor. Ánimos, chaval.

JIRAMONOCANGUFANTE, gran nick, sin duda. Bienvenida al blog. Tienes toda la razón del mundo. Una mano amiga es de gran utilidad... SIEMPRE! Escuchar es básico y procurar también. Luego me paso por tu blog. Vuelve pronto.

Claro, SUREÑA. ARRIBAAA!!! Un beso de altura. Ja ja ja.

Evidentment, NÚRIA. El terre pels rèptils.

Está bien lo de las segundas oportunidades, MARTA, aunque no sé si todo el mundo estará de acuerdo. Las rodillas peladas? Claro, pero sigues.. ¿No?

Pues hay que creer, EVINCHY, Y bienvenida al blog. Luego me pasaré por el suyo... a ver de qué habla. Muás. Y gracias por los cumplidos. Hasta pronto.

Claro que sí, CARMEN. Hay tironcillos grandes y menos grandes. Incluso pequeños!!! Ja ja ja. Siempre me gusta lo que escribres. Un beso. Hoy no me has psicoalalizado! Lástima.

Carola ha dit...

¿Estás resurgiendo? Suerte =)

Suerte a mi novio ¿por qué? XD

la kioskera ha dit...

Jordi muy interesante post, todos tendríamos que ser como el Ave Fénix y siempre siempre resurgir de nuestras cenizas.

Té a quedado bordado que lo sepas

Un besazo

Jahr ha dit...

Hola Jordicine. Ojala fueramos como el ave fenix, sin embargo a veces las personas se queman en un fuego tan inteso que ni cenizas quedan, o el viento desaparece las cenizas. A la vez curioso. El fenix espera hasta el ultimo segundo de vida para incinerarse, mientras que hay personas que son impacientes y se incineran antes de tiempo. Bueno Saludos desde Colombia.

Pd. Abrazo rompecostillas, aqui en Colombia es una manera jocosa o divertida de decir un abrazo fuerte.

Mond ha dit...

¿Cómo se ve el mundo desde el suelo? ¿Cómo ve el mundo un bebé de brazos, uno que apenas camina? No, las caídas no son caídas sin aprendizaje, si no ves las cosas desde otra perspectiva, por eso no nos levantamos, porque aún no aprendemos.

Besitos de cielo.

Waipu Carolina ha dit...

Ahora que he vivido tan de cerca la muerte de un ser querido sólo me queda pensar que hay que vivir más intensamente la vida, que lo único que no tiene solución es la muerte y que siempre, siempre hay
que levantarse.
un beso

jordicine ha dit...

No es autobiográfico, CAROLA. Es un post positivo. Sin más. Creía que tu novio estaría de exámenes, como tú. Por eso os deseé suerte a los dos.

Gracias por tus palabras, KIOSKERA. Un besazo!

Gracias por la aclaración, JAHR. Estoy de acuerdo contigo. A veces nos machacamos demasiado. Un saludo.

Hay que aprender poco a poco, MOND. Besitos de cielo? Azules y suaves, Quizás?

Un beso, WAIPU CAROLINA. Y estoy completamente contigo. Hay que vivir!!!

Maribel ha dit...

¿Por qué la gente siempre piensa que tus posts son autobiográficos. Un beso.

jordicine ha dit...

Pues no lo sé. Pero si fuera el protagonista de todo lo que escribo no levantaría cabeza. Jajaja. Maribel, intento hacer posts con cosas simpáticas, que nos hagan refelexionar, para animar a la gente que entra en el blog... Siempre 'positifo, nunca negatifo, como diría Van Gaal. No sé. Pero ni existe Valery ni actualmente estoy desanimado ni nada por el estilo. Me ha encantado que me hicieras esta pregunta. Ja ja ja. Un beso.

De Medietate lunae ha dit...

Como dice aquel viejo dicho tan castizo "a hostias se aprende". Soy torpe, de las que se caen a menudo y acaban levantándose con una sonrisa porque, en el fondo, el hecho de levantarse y asumir lo que pasó es divertido. Caeremos más veces, y haremos quemar nuestros nidos para resucitar de las cenizas -jamás he entendido esto... lo que se quema es el nido donde pone el huevo, y él renace del huevo, no?-. Porque si lloramos, nuestras lágrimas -las del águila fantástico- nos curarán porque las suyas son sanadoras.

Pero que no!!! Que al caernos nos hacemos pupa!!! Sin embargo, no dejamos de arriesgarnos al tropiezo y a acabar amoratados... será que necesitamos el dolor de la caída o la adrenelina generada en el hecho de precipitarse? O que sabemos que un moratón tan sólo durara X tiempo y pasará a la historia? Pavese dice que el resumen de una vida es el cúmulo de veces que nos hemos hecho daño en una caída. Y un dicho budista dice que "el amor a la vida nace del dolor". Yo, por si acaso, llevo siempre un mechero encima para hacerme arder como el aguilucho si necesito remontar el vuelo.

Te doy la razón: todo es reversible. Yo uso la metáfora del barro. Si te caes y te ensucias siempre puedes ver formas en las manchas y hacer con ellas algo bonito... nada es tan terriblemente malo y tenemos ilusión por hacer de las remontadas interesantes experiencias.

Y paro que mira, me he inspirado... contándome los moratones de las piernas. jajajaja. Un petó.

jordicine ha dit...

Me gusta la metáfora del barro, Yèssica. Y todas las otras. Todos tenemos moratones en nuestro cuerpo. Y todos caemos. Y todos intentamos volvernos a levantar. Me gusta lo del mechero. Qué arda todo. Ja ja ja. Un petó, Lady dubidu.

Mond ha dit...

¡Me encantó tu descripción de los besitos azules!

Más besitos azules, sólo por que sí.

jordicine ha dit...

Ja ja ja. Graciasd Mond. Recibidos!!!