dimarts, de setembre 18, 2007

Cercanías Renfe: Tan cerca, tan lejos


Cercanías Renfe: Tan cerca, tan lejos. Estaría bien que los máximos responsables de la empresa ferroviaria española hablaran con el director de cine alemán Wim Wenders para pedirle si pueden utilizar el título de su película como nuevo eslógan de la red de cercanías. Los ‘ejecutivos agresivos’ también podrían preguntarle si ellos tiene la posibilidad de convertirse en humanos y saber cómo las ‘personas normales’ sienten y perciben el mundo real, el de los trenes de cercanías, el de la impuntualidad, el del colapso diario. Si lo hizo Cassiel, el ángel de las lágrimas, quizás también puedan hacerlo ellos: bajar a la arena y empaparse de la cruda realidad.

Cercanías es un caos; y dicen que lo seguirá siendo. En Catalunya, y sólo este mes de septiembre, los problemas en el servicio han afectado a casi tres mil trenes y a un total de medio millón de pasajeros. Inpresentable, se mire como se mire. ¿Por qué la gente no puede llegar puntual al trabajo? ¿Por qué hay que viajar con el miedo en el cuerpo? ¿Se dan cuenta de que acaban obligándonos a utilizar el transporte privado? En Barcelona los políticos dicen estar muy preocupados por la contaminación, hasta el punto de querer limitar la velocidad de los coches a 80 kilómetros por hora en un radio de 40 kilómetros a la redonda. ¿En qué quedamos? Si quieren que dejemos los coches y las motos de un lado, tienen que ayudarnos mejorando el transporte público. No hay otra salida, está claro.

El problema principal es que el usuario ya se ha acostumbrado a que lo estafen con una cierta regularidad. ¿Si no, cómo se entiende que sólo 3.000 personas hayan presentado reclamaciones por el mal funcionamiento de las cercanías en Catalunya? No llega ni al uno por ciento. Sacar una conclusión parece fácil: ¿Para qué protestar si tampoco nos harán caso? ‘Ya pierdo tiempo suficiente con los retrasos’, escuché el otro día. ‘No pienso regalarles ni un minuto más reclamando’. ¿Promesas? Muchas, como no. El nuevo director de Cercanías Renfe en Barcelona, Miguel Ángel Remacha, ha explicado públicamente que antes de que acabe el 2008 aparecerán como por arte de magia 41 trenes nuevos. ¿Estos serán puntuales, o tampoco? Si no lo son, quizás pueda ahorrárselos.

La Generalitat espera que con el traspaso de la red de cercanías la situación empiece a solucionarse. No está claro, pero es una posibilidad. Puede ser más fácil poner parches desde Barcelona que desde Madrid; porque poner parches es lo único que se ha hecho hasta ahora. El traspaso de competencias está aprobado por la Generalitat y cuenta con el apoyo del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Es una decisión consensuada, nadie la ha tomado por la patilla. Llegado a este punto, aparecen los maquinistas, que también han querido tomar cartas en este asunto. No están de acuerdo con pasar a depender de la Generalitat y han montado en cólera. Amenezan con ir a la huelga. Es un derecho que tienen, es verdad, pero con su actitud no ayudan a recobrar una normalidad que también les beneficiaria a ellos.

¿Es el momento de hacer una huelga? ¿Han pensado los maquinistas en los ciudadados de a pie? ¿No están hartos de trabajar en una compañía en la que la impuntualidad es su principal característica? ¿O es que los maquinistas también tienen que dejar de ser ángeles para transformarse en humanos y entender el problema?

Cercanías Renfe: Tan cerca, tan lejos.

6 comentaris:

MiLi ha dit...

Pero cómo te empeñas en tocar la fibra sensible....que los maquinistas amenazan con ir a la huelga?! Perdón, los maquinistas viven en una huelga constante (cómo los de Iberia cada Agosto) que nosotros padecemos (porque esto se padece)... ¿Cuándo no hay huelga? Reclamaciones, yo he puesto, no tuve noticias de nadie y, a los hechos me remito para decir que no han funcionado...

jordicine ha dit...

Igual que yo. Presenté una denúncia a British Airwais y todavía espero. Y de eso hace... diez años, quizás? Los pilotos de avión y los conductores de tren tendrían bajar a la tierra y entender el problema como unos usuarios más. Es la única manera. Ah... y que los políticos no miren hacia otro lado.

MiLi ha dit...

Ui, pobres, que no se les ocurra bajar a la tierra (literalmente) en medio de una huelga...se arriesgan a sufrir un linchamiento público...!

jordicine ha dit...

No me parece una mala idea. Ja ja ja. A ver si aprenden.

Anònim ha dit...

Muy buen post. Los invito a conocer la plataforma de:

http://mundorenfe.wordpress.com/

Un usuario cabrado, como vosotros.

jordicine ha dit...

Gracias. Voy ahora mismo. Y lo malo es estar cabreado con motivo. Un abrazo.