divendres, de setembre 28, 2007

Cosas: La dictadura de las tallas

Leyendo 'Bocados de Realidad', que es uno de mis placeres diarios (¡Qué bien escribes Mili!), se me ha ocurrido hacer este post sobre Oliveiro Toscani, el fotógrafo que ha vuelto a convulsionar el mundo de la moda. Quizás lo hago con un par de días de retraso, es verdad, pero mejor tarde que nunca. A Toscani sólo puedo aplaudirle. A él y a la chica que le ha hecho de modelo en la campaña de la marca de ropa italiana ‘No-l-ita’. Los dos han sido muy valientes al denunciar la anorexia, una enfermedad ‘moderna’ que está demasiado de ‘moda’ y que parece no tener fin.



Toscani, conocido mundialmente por sus campañas publicitarias al frente de Benetton, sigue poniendo el dedo en la llaga. Después de denunciar el racismo, los horrores de la guerra, el sida y la pena de muerte, ahora ha optado por llamar la atención de la sociedad con este tastorno de origen neurótico que se caracteriza por un rechazo sistemático de los alimentos. Llegados a este punto, mi pregunta es la siguiente: ¿No-l-ita hace tallas ‘normales’? Me explico. El otro día fuí a comprar un regalo para una chica que está un poco rellenita. Perdí toda la tarde. Es casi imposible encontrar algo de la talla ‘L’, por no decir de la ‘XL’. En Benetton, la antigua ‘casa’ de Toscani, no hay nada por encima de la ‘L’... y, además, según las dependientas, es una ‘L’ pequeña. ¿No es un contrasentido?

Está muy bien denunciar la anorexia, estoy de acuerdo, pero antes hay que ‘normalizar’ la dictadura de las tallas. Es imperdonable que una chica a la que le sobren algunos kilos no pueda comprar nada en la mayoría de establecimientos de moda. Es un continuo ‘aquí no, lo siento'. ¿Dónde tienen que ir? ¿A boutiques de señoras mayores? ¿A tiendas de embarazadas? Es muy bonito estar delgado, está claro, pero siempre dentro de unos límites. La salud está por encima de todo. Si la sociedad ayudara, quizás (y sólo digo quizás) todo sería más fácil. ¿No-l-ita me ayudará? ¿Podré comprar alguna prenda de esta marca para una chica con formas?

Isabelle Caro es una mujer muy valiente. Sufre anorexia desde los 13 años pero está convencida de que que acabará superando la enfermedad “porque amo la vida y la riqueza del universo”. Hablar así cuando pesas 31 kilos (y eso que ya ha ganado 6) es digno de admirar. Caro espera que esta campaña sirva para concienciar a la sociedad. Si convence a una sola mujer para que apueste por vivir y deje atrás su obsesión enfermiza por adelgazar ya habrá ganado la primera batalla, la más importante.

Leo opiniones de un buen número de personas que consideran que la publicación de la foto de Isabelle es una barbaridad, que es una exageración mostrar su cuerpo “de manera tan cruda”. No puedo estar de acuerdo. Lo ‘crudo’ es cerrar los ojos o mirar hacia el otro lado mientras esto pasa. La anorexia existe. Y hay que combatirla como sea. Gracias Toscani. Gracias Isabelle.

15 comentaris:

Noemí ha dit...

Pues sí, que normalicen las cosas, que gritar lo que está bien y lo que está mal, lo sabemos hacer todos, pero la realidad en las tiendas, es otra...

Como tú dices, hay muchas cadenas de moda, que solo tienen ropa hasta la L, y encima, son tallajes diminutos!!! Para qué tanto concienciarnos si después no te puedes vestir como realmente te gustaría??? De ahí muchas veces vienen esos desórdenes alimentarios... "Yo quiero ir vestida como mis amigas, y en las tiendas de ropa, no encuentro nada que me valga"... Y para muchas niñas es tan sencillo cerrar la boquita y sonreír al ver que van adelgazando...!!!

La campaña que se está haciendo me parece estupenda, pero que no se quede en un cartel publicitario, pleaseeee!!!

jordicine ha dit...

Ora vez de acuerdo, Noe. Me pasé toda una tarde para comprar una sola prenda!!! Me gustaban las cosas, pero eran diminutas. Fue entonces cuando pensé en la cantidad de chicas normales que sufren la salvaje dictadura de las tallas. Como dices tú, Diosss!!!

maribel ha dit...

Sí, sí d'acord `s'ha de conscienciar la gent però ... aquí hi veig molta demagògia, eh!. Que prediquin amb l'exemple i facin talles per a noies normals i que a les passarel.les no posin noies esquelètiques, quasi com aquesta. Així que conscienciar sí però ser consegüent, també. O és que 'tan sols' és una estratègia de màrqueting? Jo crec que, malauradament, sí. Salut!

jordicine ha dit...

Aviam, Maribel. Estic d'acord. S'ha de predicar amb l'exemple. M'imagino que Nolita deu tenir talles 'normals'. En cas contrari, aquesta campanya no tindria cap sentit. Està clar que el màrketing hi és, però crec que això és normal. Vagi bé.

Sunshine ha dit...

Es un tema delicadísimo este de la anorexia.
Tuve mucha relación con chicas (y chicos)anoréxic@s en tratamiento hace unos años, y quizá en base a esto puedo decir que a la mayoría de ell@s les disgusta este tipo de campañas (a los que están en fase de recuperación o recuperación total).
No significa que esté en desacuerdo con esta campaña, simplemente aporto este dato, aunque por supuesto lo de las tallas me parece escandaloso. Hace dos años pesaba 16 kilos más que actualmente por un desajuste hormonal, y me costaba horrores encontrar ropa a pesar de no ser un persona con sobrepeso. Ahora, que puedo considerar estar en un peso adecuado, me sigue costando. Quizá no tanto encontrar, pero sí el que la máxima talla que exista sea una 42, y aún así quede muy justa. Hace unos años, esa misma talla era la 38, doy fe.
Aún confío en que se regule este tema.
Un saludo Jordi!

jordicine ha dit...

Hola, Sunshine. Pues creo que das el dato adecuado. Si a las personas anoréxicas les molesta, está claro que la campaña puede ser un problema. Yo me he basado en las declaraciones de la chica de la foto, que dice querer acabar con todo esto.

Lo que está claro es que hay una dictadura de tallas inadmisible. No hay que minar la moral de las personas haciéndoles creer que no tienen el peso standard. Qué cruz!

sylvergalaxy ha dit...

a mi me gusta la campaña publicitaria de no lita.
http://www2.nolita.it/nolita/taria
esto titalmente a su favor
un saludo

jordicine ha dit...

Estamos de acuerdo, Sylvergalaxy. A mí lo único que me hizo dudar fue lo que dijo Sunshine, que ha tenido contacto con personas anoréxicas. Un saludo también para tí.

ury ha dit...

¿Es la frivolidad el camino para cambiar, en esencia, todo aquello denunciable?

¿Qué grado de reflexión aportan las campañas de Oliverio? En serio, digo.

Lo saludable para Nolita hubiera sido un cartel con cinco chicas, desde una delgadita a una rellenita, "normalizando" la "gordura" -queremos curvas, leñe- en el mundo de la moda.

Pero claro, da mucho más bombo sacar a una chica cadavérica que tiene anulada (o casi) su voluntad por un problema gástrico de primer orden.

Maldito mundo éste que, donde sólo cabe añadir algo de sentido común, se abraza aún com más fuerza al impacto del espectáculo para amenizar cuatro charlas de café.

A mi parecer, campaña tan útil como un reloj parado: acierta la hora dos veces al día. Bien poco me parece.

(Creo que mañana me llevo esta discusión a mi blog: www.oriolvidal.wordpress.com). ¡Nos vemos!

jordicine ha dit...

A mí la campaña me ha hecho reflexionar Ury, pero no es suficiente; ya lo he dicho. La foto de las chicas de diferente talla no me parece una mala idea, de verdad. Y me apunto al debate en tu blog, como no. Hasta la próxima.

MiLi ha dit...

Uuf... qué peliagudo esto...a ver... la línea entre "campaña con fin (llamémosle) humanitario" y "estrategia de marketing", a menudo, es tan difusa que es difícil saber si estamos ante una cosa o ante otra. Dos preguntas: ¿la campaña realmente funciona con personas sensibles de padecer esta enfermedad? ¿ha conseguido Nolita una presencia mediática impagable?

Nolita no hace tallas grandes, seguro, desconozco si son pequeñas, pero grandes seguro que no. Y sus anteriores campañas de publicidad, desde mi punto de vista, también tenían un aire "llamativo" (http://www.fashionblog.it/post/1033/nolita-come-as-you-are) que (también desde mi punto de vista) quedaban en un quiero y no puedo. Contrata a Toscani y la cosa se convertirá en un "quiero y puedo" rodeado de eco mediático. Lo más gracioso es que ni Nolita, ni muchísimo menos Benetton, ofrecen ropa tan "polémica" como sus campañas, con lo cual la relación "producto-comunicación del mismo", para mí, resulta, hablando de coherencia, un tanto ambigua.

No estoy en contra de la campaña, estoy en contra de utilizar temas tan sensibles con fines lucrativos, igual que estoy a favor de que empresas con grandes medios apoyen iniciativas como ésta.

Podría seguir divagando demasiado, creo... :P pero mejor dejo de invadirte el blog!! jeje

P.D: que todo un comunicador me diga que mi blog le resulta un placer, es doble honor, ho saps, no? Merciii!

jordicine ha dit...

Invadirme, Mili? Ya sabes que para mí leerte es un placer. Y lo digo en serio, de verdad. Lo tratas todo con un 'savoir faire' envidiable.

A ver. No me imaginaba que el tema fuera tan polémico, pero me encanta. Sigo insistiendo en lo mismo, lo más importante es acabar con la dictadura de las tallas. Esto me parece que lo tenemos claro todos.

La campaña ha pegado fuerte; es evidente. De esta manera, contesto a tu segunda pregunta. La lástima, si es así, es que 'Nolita' no haya decidido aplicársela a sí misma. Si denuncia la anorexia y no tiene tallas grandes... me parece una barbaridad!!!

La segunda pregunta creo que la ha contestado Sunshine. Ella dice, o se intuye, que la campaña no funcionará con las personas con anorexia.

Volvemos a estar como al principio. Ya ves. Opinar es gratis!!! Suerte, poque de lo contrario... Un petó també per tu.

Carmen ha dit...

A mí no me parece bien la campaña, y no es porque hiera la sensibilidad (que lo hace) sino porque resulta ser eso: una campaña publicitaria, un modo de utilizar esa imagen para fines que no me creo, en absoluto, que sean un acto altruista con intenciones honestas de acabar con la enfermedad.

Por ejemplo: si yo fuera anoxerica y me visitara alguien que ha padecido esa enfermedad enseñándome unas fotos de cuando estaba muy mal creo que me ayudaría si yo no pusiera en duda su honestidad, en el momento de que oliera a manipulación el resultado sería el opuesto.

jordicine ha dit...

Estoy de acuerdo contigo Carmen; y bienvenida al blog. Si yo estuviera cerca de tener anorexia y viera estas fotos, creo que recapacitaría. Es lo que creo desde fuera.

Y es evidente que si 'Nolita' no tiene tallas grandes la campaña 'falla' por algún sitio. Pero claro, ha funcionado: somos muchos los que hablamos sobre ella. Un saludo.

Anònim ha dit...

Hola a todos! Me dirijo a vosotros porque vengo de una tienda en Barcelona, concretamente la tienda BLANCO y no hacen la talla 42!!!! A ver, estamos hablando de una talla que no se considera especial, me he marchado de la tienda pensando que los denunciaría, pero si yo fuera una niña adolescente seguro que me sentiría fatal y dispuesta a matarme de hambre para poder entrar en su patronaje. Por Dios! Qué estamos haciendo? A quién queremos vender la ropa? A las 4 de turno que salen en las revistas y son irreales? O a las mujeres que tienen tallas normales y no son esqueléticas?