dilluns, d’octubre 08, 2007

Cosas: Vuelva a las cinco de la mañana


No vamos bien. Odio las colas, sobretodo si son obligadas. Tengo que reconocerlo. ¿Por qué, vivimos en un país moderno, no? Puedo elegir hacerla para ver una película de cine, una obra de teatro o incluso para pagar en el supermercado. O me quedo o me voy. No hay más. Nadie me obliga a quedarme. Pero hacer cola por obligación es inadmisible; y aún más a según que horas. No vamos bien. Me explico. A mi hijo le ha caducado el pasaporte. El otro día le hago cuatro fotos y, los dos juntos, nos vamos a la comisaría de la Policía Nacional. La conversación que mantuve con la persona que estaba en la entrada fue más o menos ésta:

-Buenos días.
-Buenos días.
-Vengo a renovar el pasaporte de mi hijo.
-Pues la cosa está muy mal...
-¿Qué tengo que hacer?
-Venir un día a las cinco de la mañana.
-¿Cómo?
-Venir a las cinco de la mañana. Es la única manera...
-¿Y eso?
- Sólo repartimos 50 números al día para renovaciones de pasaporte; a partir de las ocho de la mañana. El compañero que los entrega llega a las siete y a esa hora SIEMPRE hay más de cincuenta personas. Por lo que dice él, quien llega más tarde de las cinco se queda sin.
-Pero esto es inhumano...
-Es lo que hay.
-¿Y que hago con el niño?
-No hace falta que venga a las cinco. Lo deja en casa y, después, sobre a las nueve y con el número en el bolsillo, vuelve con él.
-¿No hay otra vía?
-Pues no. Lo siento. Venir a las cinco de la mañana es la única.

Así de triste. No vamos bien. ¿Cómo se entiende que, en un país civilizado, al menos aparentemente, una persona de ‘a pie’ tenga que ir a la Comisaría a las cinco de la mañana. Son horas intempestivas para la mayoría de personas; aunque, en mi caso, yo a esa hora ya esté yendo hacia el trabajo. Por lo tanto, la única posibilidad que tenemos para renovar el pasaporte del niño es que mi mujer lo ‘coloque’ con alguien y se desplace SOLA hasta la Policía. Después los políticos se preguntan por qué la gente no va a votar cuando hay elecciones.

Por cosas como éstas. Si los que somos y vivimos aquí, tenemos problemas de verdad para renovar un triste pasaporte, imagínense todo lo que tienen que sufrir los inmigrantes para cualquier gestión. Ahora entiendo que más de un día, cuando he ido a buscar a mi hijo a las cinco de la tarde (sí, sí, a las cinco de la tarde), ya haya personas haciendo cola delante de la Comisaría, que está justo al lado de la escuela. ¿Es esto normal? ¿Dónde están los derechos humanos? Yo me quejo, y lo seguiré haciendo, por tener que hacer una cola de tres horas... pero los inmigrantes tienen que hacer hasta QUINCE HORAS!!! En la calle, con frío, algunos con sus hijos, a los que no tienen con quien dejar. Vamos mal. Quien no quiera darse cuenta es que es ciego. Y lo malo es que nada cambiará.

Así vamos. Y en marzo hay elecciones...

18 comentaris:

Eugenia ha dit...

Los inmigrantes, además de la cola, tenemos que aguantar el racismo.
(a si, me han respondido una vez, y nosotros tenemos que aguantar a los inmigrantes!)

Noemí ha dit...

Sí, sí, Jordi, aquí pasa igual!! Es más, le ha pasado eso mismo que a tí, a mi tío con mi primo... Pero es que encima, le pedían un papel que tenía que venir firmado de puño y letra del alcalde, por lo que se tuvo que chupar dos veces la misma cola, amén de que el alcalde, que solo firma documentos un día a la semana, le diese la gana de otorgarle su firma!!!

Le decían el primer día, que la ley había cambiado y que ese papel era necesario desde ese mismo día...

Muy fuerte!!! Pero te toca tragar y hacer lo que te manden... perdiendo horas de tu valioso tiempo como si solo trabajasen y durmiesen ellos...

Si el que hace esos trámites no puede más que con 50 personas diarias... jopetas, pues que pongan 3 personas más para que realicen ese trabajo!!! Pero no, hay que hacer cola de 3 horas y encima ponerse de mal humor... grgrggrrg!!!

Jazmín ha dit...

Uff vaya que me suena conocido! pero no me imagine que alla pasara. Eso pasa aca, en Argentina...hace unas semanas tuve que ir al registro civil a hacer un trámite para que me den mis antecedentes penales para presentarlos ante el consulado francés, acá tambien dan solo 50 números...con lo cual, hay que madrugar! el establecimiento abre a las 8, ahi te dan el número (si tuviste suerte de llegar entre los primeros 50) y despues tenes que esperar a las 10 que abra el banco, pagar y regresar a hacer el trámite...
una verdadera pesadilla...

jordicine ha dit...

Hola, Eugenia. Yo creo que todo el mundo tiene derecho a ganarse la vida donde buenamente pueda. Desconozco si en las comisarías hay racismo o no. Colas inhumanas seguro que sí, porque las he visto.

Noemí, Qué tal? Tu primo ha pasado por una situación similar? Ya te digo. Y encima necesitaba la firma del alcalde. Quién da más?

Pues sí, Jazmín. Aquí pasa lo mismo que en Argentina. Haces tres horas de cola; te vas a casa y después vuelves para que te hagan el trámite. Qué lastima!

Carmen ha dit...

Yo comprendo que haya colas en acontecimientos inesperados o en situaciones sin experiencia previa, hasta que no se organiza la cosa... ya se sabe. Pero cuando se tiene un total conocimiento del problema y no se hace nada para organizarlo mejor, es que es para mosquearse. Ahí se nota totalmente el respeto que se tiene al ciudadano... les importa una m... ;-)

(para mí ciudadano es todo aquel que está integrado en la estructura social de la ciudad incluido el que tramita los papeles para poner en regla su situación)

:)

jordicine ha dit...

Gran definición de ciudadano, Carmen; estoy completamente de acuerdo. Y estas colas, si quieren, seguro que tienen solución. Poniendo un par de personas más, SÓLO un par, podrían repartir 150 números al día. Y, que yo sepa, con la Policía local y los Mossos, la Nacional cada vez tiene menos trabajo... como mínimo en los pueblos. Un saludo.

MiLi ha dit...

Sísísí...Hay gente desde las 6 de la mañana...el otro día fuimos con Wap a que renovara sus papeles, y le dijeron lo mismo: abrimos a las 9, pero vente antes que sólo hay 50 números, cuando tengas tu turno ya puedes irte donde quieras... de pena...

ury ha dit...

En Barcelona ocurre lo mismo, si bien ha mejorado en los últimos tiempos. Pero todo esto es fruto de la falta de previsión de los gobernantes: si se produce una ola de inmigración, estás obligado a multiplicar los servicios de atención al ciudadano en su justa medida (no sólo los burocráticos, también la sanidad, etc). Así estamos, de colapso general.

Nada, sin embargo, comparado con los trámites del carnet de conducir o de matriculación en Barcelona. Exasperante. Es como escupir en el rostro del ciudadano. O, relacionándolo con el tema: un atropello.

Una sugerencia, jordicine: si tienes que hacer un viaje con tu hijo, preséntate con tiempo en el aeropuerto y ves a que te hagan el trámite ahí. En unos minutos lo tendrás finiquitado y asunto resuelto.

Un país que pierde tantísimo tiempo y energías (horas de permiso del trabajo, etc) con algo tan básico no puede ir bien de ninguna manera.

jordicine ha dit...

De pena, Mili; es verdad. Lo malo es que todos, yo el primero, nos acabamos conformando.

Estoy de acuerdo Ury, no vamos bien. Me apunto la recomendación de hacer el pasaporte en el aeropuerto. Me gusta la metáfora del 'atropello'. Es así. Ni más, ni menos.

ERU ha dit...

Como bien dice Ury, un país que pone tanta trabas burocráticas no puede ir bien.

Además, estamos en un tiempo donde todos los procesos se están agilizando. Ahora desde mi ordenador puedo hacer transferencias bancarias y sacar billetes de avión... pero la administración sólo puede renovar 50 pasaportes diarios??? VENGA YA!!!

jordicine ha dit...

Me encanta este 'Venga ya', Eru. Estamos todos hartos y no es para menos. A ver si entre todos logramos cambiar algo. En caso contrario, siempre nos quedará el derecho al pataleo.

Clodovico ha dit...

Es una verguenza lo que tienes que hacer para que te den algo innegable a las personas

jordicine ha dit...

Totalmente de acuerdo. Una gran verguenza! Y bienvenido al blog Clodovico. Hasta la próxima.

elizq ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
elizq ha dit...

L'ultim cop que vaig anar a renovar el passaport, a més de fer la llarguissima cua corresponent, al carrer, sota un sol d'injusticia aquell dia, sota la pluja si hagués plogut, em vaig prendre la molèstia de presentar una queixa al comisari, per la qual cosa em vaig haver d'esperar gairebé una hora més ja que el senyor comisari estava fent el vermut.
Va acceptar la meva queixa, tot i que va fer ganyes al veure-la escrita en català, i em va dir que rebria resposta per escrit.
La vaig rebre uns 15 després, s'excusava dient que les cues es formaven perqué tots els usuaris teniem el mal costum d'anar a la mateixa hora a la comisaria, que si hi anéssim una miqueta més tard no trobariem cua.

Tot aixó en castellà, no cal dir-ho.

jordicine ha dit...

Hola Elizq, i benvinguda al bloc. He sentit excuses, però aquesta és molt bona. Si volen renovem el passaport per torns; cap problema. Que reparteixin 50 números cada hora. El poblema estaria sol·lucionat en un moment. D'altra banda, crec que la Policia està obligada a entendre el català... com a mínim. Però clar, feta la llei, feta la trampa. Fins la propera.

Sunshine ha dit...

Indignante. Lo de este país es de coña. Estoy con ERU : VENGA YAAAA!!!!
Te animo yo también al atajo del aeropuerto. Yo lo haré así.
Besos!

jordicine ha dit...

Venga ya!!! Iremos al aeropuerto. No quiero hacer colas inútiles Sunshine. Eru está en lo cierto. Un saludo.